Spritz… El sueño de ser “Flash” (tecno)


Bruno Traversa

Bruno Traversa

Realmente The Flash nunca fue uno de mis super héroes preferidos. Pero si fue el único que yo quise ser en mas de una oportunidad. Tener la casa “patas para arriba” “libros de miles de páginas” “no sonó el despertador” son cosas que The Flash solucionaba en unas milésimas de segundo.

(La serie comienza con la destrucción del laboratorio del forense Barry Allen a causa de un rayo. Allen recibe descargas eléctricas de dicho incidente. Rápidamente descubre, con la ayuda de la laboratorista Tina McGee, que el accidente ha cambiado el metabolismo de su cuerpo y como resultado le da la habilidad de moverse a una velocidad sobrehumana. Para vengar la muerte de su hermano, el oficial de policía Jay, Barry se convierte en Flash.)

Flash era capaz de tomar un litro de leche en un segundo, para reemplazar lo que “quemaba” al utilizar sus poderes. Spritz no nos permitirá este tipo de cosas, no se trata de devorar alimentos, sino que se trata de devorar palabras.

Imaginen leer 1000 palabras por minuto cuando toda su vida han leido a una velocidad de 250 por minuto… sencillamente espectacular.

El sistema “bombardea” al lector con las palabras del texto, siempre centrando una letra en color rojo, a distintas velocidades, por lo que las palabras pasan más rápido que un parpadeo frente a nuestros ojos, y nuestro cerebro rápidamente las asimila, incluso a velocidades que quizás nunca creímos posible.

Esta nueva aplicación revolucionará la forma de lectura, ya sea de ibook, pdf como de paginas web. “Cuando esté disponible la versión final de Spritz, la idea es facilitarnos la lectura en móviles, tablets y más”.

Bruno Traversa

Que leer… “Mil soles espléndidos”


Gladys González Villagrán

Gladys González Villagrán

Mil soles espléndidos – Autor Khaled Hosseini

Nació el 4 de Marzo de 1965 en Afganistan. Su padre era diplomático y su madre profesora de historia persa en un instituto de Kabul. Viajó con sus padres a París, no pudiendo volver a su país por la revolución talibana.
La familia solicitó asilo político pasando a vivir en California, Estados Unidos. Allí Khaled estudió medicina.
Escribió su primera novela durante las prácticas de su carrera.
Su obra literaria está basada en las experiencias, dolor, rabia y emoción ante el avasallamiento de su patria y los conflictos político religiosos, así como su vida en el exilio.

En ésta su segunda novela nos acerca a la realidad de las mujeres en Afganistán. Es dura y difícil su visión de la vida detrás del burka.
Mariam y Laila- las protagonistas, unen sus desdichas, su amistad y sufrimiento compartiendo casa, comida y cónyuge.
El burka las protege del horror y la violencia, crea un espacio virtual donde se consuelan sin que las vean .
Tratar de pasar desapercibidas es su único método para escapar a la terrible realidad.
…”Mariam nunca había llevado burka. Rashid tuvo que ayudarla a ponérselo. La
parte acolchada de la cabeza le apretaba y era pesada, y le resultaba extraño ver
el mundo a través de una rejilla. Probó a caminar por la habitación con el burka
puesto y tropezó una y otra vez al pisarse el dobladillo. La pérdida de visión
periférica resultaba desconcertante, y no le gustaba la sensación opresiva de la
tela plisada contra la boca
—Ya te acostumbrarás —dijo él—. Con el tiempo, seguro que acaba”

Una lectura conmovedora e imperdible para entender y reflexionar sobre otras culturas.

GGV

image

El tipo de la ventana. (Presentación)


Me llamo Mateo Cabral.
Miro Montevideo desde adentro.
Me asomo todos los días desde mi balcón y tomo notas.
Escribo.
Que es mucho más que lo que hacen muchos.
Soy Mateo para los amigos
Y también porque nó , para los que no me quieren tanto.
Si, tengo nombre un poquito antiguo.
Gracias a mis padres que supieron hacerse el amor, en la misma calle homónima
Son Cabral de apellido y como ponerle a su primer vástago fruto de una pasión prohibida?
Eso. Mateo.
Suena a calle empedrada.
Es decir- Mateo- y empezas a acordarte de los farolitos de antaño.
O de aquellos carros que paseaban los turistas por el prado.
Es nombre de luces tenues en rincones escondidos.
Es apellido de hombres machos y cabríos.
Juntos , casi casi suenan a poesía alcoholizada.
De a uno probas a decirlo muchas veces y siempre te da sorpresas.
Mateo. Mateo. Casi el repique de un tambor.
Cabral …y saboreas una caña de madrugada, o un buen cimarrón.
Nada de proselitismo. Ni político, ni patriótico, ni de marketing
Simplemente me presento: Yo Mateo Cabral
El tipo de la ventana.

1558615_1445597932319187_907020440_n