¿Y que voy a hacer?


Bruno Traversa

Bruno Traversa

¿Y que voy a sentir si te encuentro en mi vejez?
con la vida armada pronto para dejarme ser
y que pensaran tus ojos al verme así
si apenas me sostengo al verte sonreír
antes que mi alma deje de respirar
quiero pedirte me regales un segundo mas
te pido que lo uses para hacerme creer
que fuiste durante toda la vida mi mujer,eso que soñé

ya corrió mi biológico reloj,
mi vida no fue la que elegí yo
que increíble pudo ser
que con solo verte
vuelvas todo a encender.

un segundo que supera a toda mi vida entera
corrí la gran carrera y me ganaron con excusas
sin premio consuelo,
volví a mi propia ruta
sabiendo que todos aquí perdimos
y que correr el riesgo no fue en vano
hoy solo quiero tu mano para cerrar mis ojos en paz

ya corrió mi biológico reloj,
como también te corrió a vos
con mas de 80 cargo ya
y aunque no me quiera ir
te vuelvo a elegir
contigo he de morir.

¿Y que voy a sentir si te encuentro en mi vejez?

Bruno Traversa

999440_1459535630925417_905824962_n

Insulina (Cuento Breve)


Bruno Traversa

Bruno Traversa

Asomaba el sol un día después del fin del mundo que no era tal. Ella con sus 93 años, la única sobre viviente. Sus arrugas talladas sobre las mejillas; el vestido largo color lila; y un triste delantal testigo de aquella tragedia eran su única compañía. Asomó por la ventana…nada. Todo había terminado. Desde ese día ella sería la única dueña de los restos del planeta. Deseó morir. Llena de tristeza buscó en el último cajón de la alacena, ese que siempre se trancaba, la carpeta amarilla estaba ahí, había llegado mas allá del fin. Una lágrima creaba un nuevo río en su rostro, el mas pequeño, el ultimo en el mundo. Sus manos temblorosas abrían aquel tesoro -fotos de su familia- la que alguna vez tuvo, todos habían muerto la noche anterior. No pudo aguantar y lanzó la carpeta contra un rincón de su dormitorio inundado en polvo y escombros. Pensaba que con su avanzada edad merecía (y deseaba) una muerte rápida e indolora, pero sabia que era incapaz de suicidarse.
Fue ahí cuando decidió dejarse morir.
Volvió a despertar al día siguiente esperando que aquello solo hubiese sido una pesadilla, todo estaba igual. La única dueña de aquel mundo de silencios…
Salió a recorrer las calles vacías, una ,dos, cinco cuadras del desastre fueron suficientes, no volvería a salir jamás.
Otro día, mismo sol, sin ganas de brillar. Despertó, con menos fuerza y mas angustia.
Era verdad -se decía- lo del fin del mundo era verdad. Le habían acertado de una buena vez, ¿y de que había servido preocuparse tanto por adivinarlo, si las personas que vaticinaban año tras año,no podían disfrutar de su logro?
Otro día que abría aquellos ojos que bostezaban tristeza. Añoraba un beso, pedía abrazos.
La anciana estaba sola, mas sola que aquel día en que la familia -toda- se había ido de vacaciones al mar y la habían dejado cuidando el hogar, sin invitarla, sin preguntarle, sin pensar en ella.
No había probado ni un bocado en dos semanas, las latas de conservas estaban intactas, sentía el final de “su mundo”. Se quiso arreglar por ultima vez en su vida. Estaba débil, muy débil. Caminó por el pasillo golpeando dos o tres veces con su cadera hacia los lados. Entró en su habitación y se sentó frente al dorado espejo, llenó su labios de rouge, un color suave, delineó sus ojos, arqueó las pestañas, volvió al living, se sentó en la mecedora y esperó su fin…

-Toc toc toc! (Alguien llamó a la puerta).

-FIN-

 Bruno Traversa

963765_1423701937842120_153508336_o